Navegar en barco en la seca Castilla, desde el puerto fluvial de Vega de Terrón, en la frontera con Portugal, es como trasladarse a nuestras costas y sentir la sensación del frescor marino en el rostro.

A un lado del Duero, del Douro, el río de Oro de los romanos, la vieja vía férrea que llegaba hasta Oporto y por la que todavía, en algún tramo, circula un viejo tren portugués. Al otro, los ricos viñedos que toman su nombre de la ciudad costera. Dorados y ocres en otoño, verdes en primavera. 

Quintas centenarias y bancales dibujan las orillas.

La ingeniería humana interviene para hacer navegable el curso hasta el Atlántico. El barco se encajona en las esclusas y desciende lentamente hasta el nuevo nivel.

Antiguamente también se podía acceder en tren ya que la línea ferroviaria internacional comprendida entre Pocinho y La Fuente de San Esteban tenía parada en Barca d'Alva.

Duero vinhateiro, las cepas del vino de Oporto

Esclusa de Pocinho, en Portugal

© 2018 por INFOTUR.

Creado con Wix.com

logo tas.png
  • Twitter Social Icon
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube